Home » Mi primer ataque de pánico

Mi primer ataque de pánico

Mi rostro es una de las caras de la ansiedad. Por medio de mi rostro comparto quizás una de las escenas más íntimas de mi vida. Una mañana después de mi divorcio me dirigía a mi trabajo cuando note la presencia de un carro que me seguía a gran velocidad por cerca de quince minutos, cuando de pronto se acerca por el lado del conductor. Fué justo en ese momento que ví una cara muy familiar; la de mi ex. Estaba apuntándome con un revólver y gritando para que me detuviera. Al llegar a la próxima luz, se bajo y rompió el cristal del carro con la culata del revólver.

Ese suceso fué tan traumático para mi que por esta causa desarrollé ataques de pánico y ansiedad. Aprender a vivir con estos ataques y disimular las veces que me cuesta respirar, y a la vez tratar de ser funcional, ó ser productiva, es un reto totalmente traumático.

El leer sobre cómo manejar estos ataques me ha ayudado mucho. Escuchar música, meditar, y controlar mi respiración, me ayuda a estar en conexión con mi ansiedad y poder manejarla.

Comparto esto porque es parte de un pasado que me marco pero que decidí superar. Padecer de ansiedad no es ser débil, al contrario, es vencer un sentimiento de debilidad que podría paralizarnos pero que no permitimos que nos paralice. Y para esto, tenemos que ser fuertes.

 

Pilar Uriguen

One thought on “Mi primer ataque de pánico

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top
Translate »